«Mejorar es cambiar;  ser perfecto es cambiar a menudo.»

Winston Churchill

Argumento

Resident Evil 4 nos pone en la piel del agente León Scott Kennedy, años después del incidente en Raccoon City que se cobró la vida de muchos inocentes y de la propia Umbrella, la compañía culpable de la destrucción de la ciudad. Nuestro querido policía es ahora un agente especial del Servicio Secreto de los Estados Unidos que tiene la misión de rescatar a Ashley Graham, hija del Presidente, cuyo paradero es un “particular” pueblo de España.

Para empezar estamos en el típico caso, muy usual en los videojuegos, donde la historia es tan solo un justificativo para poner a andar las mecánicas jugables llegando al nivel que, perfectamente, podría no existir un argumento y el juego sería igual de interesante. Digo esto, por el simple hecho de que la trama tiene un desarrollo bastante lineal, salvo un giro de guión casi al principio del juego, no hay demasiadas sorpresas y todo se limita a vencer al villano y rescatar a la princesa. Vamos, como Mario pero con armas.

movie1_1

No hay un desarrollo de personajes, León Kennedy es el mismo guaperas, tanque de guerra desde que comienza la aventura hasta su final, ni siquiera hay un intento de incluir un conflicto moral como si luego ocurriría en Resident Evil 5 con Chris Redfield, quién llegaba a cuestionarse su mera existencia en el mundo. No es que hayan sido recursos del todo bien empleados pero, por lo menos, les daba algo de matiz a los personajes. En el caso de Ashley ejerce la simple y llana función de chica florero, un simple motivo jugable para empujar al jugador al siguiente nivel.

De hecho, el juego ni siquiera aprovecha la ocasión de desarrollar la relación entre León y Ada y tampoco hay un trabajo profundo en la afinidad entre León y Ashley. Es más, Capcom busca quitarse esto último al dejar patente, desde el primer encuentro, que ambos personajes tienen un fuerte lazo de fraternidad y allí termina la cosa.

Hay un intento transgresor, si se lo puede llamar de alguna forma, de incluir una serie de villanos cuyo diferencial radica meramente en su vestimenta o aspecto físico porque, al final, terminan siendo malos dado que el guión así lo pide. Es obvio que en este apartado, Mikami ha querido clavarse una “movida Kojima” al intentar ofrecer distintos jefes finales con carisma, y lo cierto es que RE4 toma algún que otro elemento de la serie Metal Gear, pero nunca logra llegar a buen puerto.

movie1_2

Lo más gracioso de todo, es que el juego hasta se toma su tiempo de incluir algún que otro personaje que su función en la trama es totalmente inútil. Sí, me refiero a Luis Sera, y no quiero decir nada para destripar.

Es una lástima que Capcom desperdiciase una serie de elementos muy jugosos en el papel, jefes finales, protagonistas, se queden a medias por que podríamos a ver estado ante uno de los mejores Resident Evil, argumentalmente hablando.

Solamente con ver la recreación de España, sobran motivos para decir que ni Mikami, ni su equipo se plantearon ofrecer una buena historia.

Jugabilidad

Debo reconocer que Resident Evil 4 es de los pocos juegos donde el usuario puede ver su evolución como jugador. Y eso se da en pocos programas, en este momento podría mencionar “The Evil Within”, otra obra de Mikami y Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. Son títulos dónde el jugador empieza muy verde pero a medida que le dedica horas se va curtiendo en las mecánicas jugables hasta lograr ser todo un experto en el tema.

Al contrario de lo que ocurre con los personajes, el jugador sí tiene una evolución como tal.
Y ese aspecto es algo que se ha perdido en una industria dónde los productos buscan un mayor acercamiento cinematográfico llenando los niveles de escenas guiadas, volviendo completamente difícil evaluar la evolución del jugador.

Ya entrando en lo que respecta a las mecánicas, Resident Evil 4 fue una base jugable, un modelo a seguir para la industria, el programa que introdujo “la cámara al hombro” que hoy es una constante en cualquier videojuego, sobretodo de acción, y también supo establecer una fórmula jugable que mezclaba tiroteos, supervivencia, scripts y Quick Time Events que también es la base de otros tantos títulos. De hecho, creo que para muchos hoy nos es inconcebible jugar a un TPS y que la forma de apuntar no sea con cámara al hombro.

movie1_3.jpg

Luego están presentes los típicos sellos de identidad de Mikami: incidir en la jugabilidad para que resulte invasiva para el jugador de forma tal que le resulte complicado salir airoso de una emboscada, por ejemplo, logrando un control totalmente de tanque torpe. Llenar todo un nivel de trampas lo más escondidas posibles para que no las veas venir y ya sabemos lo que pasa luego.

Por otra parte, León tendrá a su disposición, durante toda la aventura, un maletín, que viene a ejercer la función de inventario, en el que podrá guardar armas, sprays de primeros auxilios, hierbas (todo un narcotraficante), granadas , entre otras cosas. En pos de incentivar la “supervivencia”, el juego nos permitirá guardar un número limitado de cosas aunque podremos comprar un maletín más grande durante la historia.

Con respecto a las armas, hay un arsenal bastante interesante como para divertirse: distintos tipos de escopetas, pistolas, revólver, lanzacohetes, granadas, rifles francotirador, ametralladoras. Y pese a que en los primeros compases, la munición, escaseará de lo lindo, ya cuando alcancemos un poco menos de la mitad, perfectamente, podremos dedicarnos a vender gran parte de esta porque va a sobrar de lo lindo.

¿Y dónde compramos esto? Durante la historia tendremos a nuestro amigo “El Buhonero” que estará ubicado en algunos sitios de cada capítulo y es a quién podremos comprarle armas, mejorarlas o venderle cualquier cosa que tengamos en el inventario. Eso sí, para comprar y mejorar, será necesario conseguir pesetas, la moneda del juego que podremos obtener a partir de los distintos diamantes o cofres que nos encontremos.

Sin duda, uno de los puntos más rejugables residen en este aspecto, estoy seguro, que los completistas buscarán conseguir hasta la última mejora de sus armas cosa que no es posible en una sola partida.

Volviendo un poco a la fórmula, casi siempre estaremos a los tiros contra los Ganados, enemigos del juego que son una versión mejorada de los zombies de anteriores entregas, y si no tendremos algún obstáculo por sortear mediante QTE o habrá que resolver algún puzzle. Si lo comparamos con los primeros Resident Evil, estamos ante una cantidad muy reducida de rompecabezas y, que salvo uno puntual, son bastante sencillos de resolver.

movie1_5.jpg

Finalmente, la duración oscila entre unas 10 y 12 horas en modo Normal pero, como comentaba anteriormente, algunos aspectos del título nos obligará a realizará una segunda vuelta, por lo tanto, es bastante rejugable.

En el caso de la remasterización, se echa en falta algún añadido para aquellos que se hayan pasado el juego en su momento, por lo menos, dejar todas las armas y trajes desbloqueados desde el principio. Tampoco comprendí porque en la versión de Xbox One sacaron la dificultad “Fácil”. Sabemos que los jugadores son muy curtidos pero es que hay ciertos segmentos que a veces apuestan por esta modalidad ya sea por su falta de habilidad o de tiempo y no es que Resident Evil 4 sea un juego sencillo en “Normal”, por lo menos si te lo pasas por primera vez.

Gráficos y música

Desde el punto de vista gráfico, y refiriéndonos a las versiones de Xbox One y PS4, estamos ante un juego que ha sufrido un lavado de cara en texturas e iluminación. De hecho, hablamos de una “versión menor” de la Ultimate HD Edition que salió hace un año en ordenadores dado que le faltan algunos efectos gráficos.

Como es sabido, esta remasterización viene a 60 frames por segundo, aunque en la versión de Xbox One hay caídas bastantes seguidas, sobre todo cuando hay una acumulación de enemigos. Que hoy en día, un juego del 2004 petardee cuando es necesario cargar varios elementos en pantalla, hace que tenga que replantearme varias cosas sobre Capcom. Además, hay algunas animaciones que van a 30 frames como la que hace León cuando recarga.

movie1_6

Igualmente, Resident Evil 4 ya era un juego que lucía muy bien en su época, y ahora al incluir mayor saturación en los colores, iluminación, texturas mejoradas logran acentuar el gran trabajo gráfico que hizo el equipo de Mikami.

En definitiva, si bien la remasterización le permite llevar mejor el paso de los años, necesita un mayor pulido a nivel tecnológico.

La banda sonora no es muy variada y casi que pasa desapercibida, hay una melodía para los momentos de tranquilidad, por ejemplo, cuando vamos a guardar, en las situaciones de más adrenalina y poco más.

Si hay un buen trabajo de interpretación de la voz, cosa que en Resident Evil siempre fue un desastre, si hablamos de los personajes de origen estadounidense. Sin embargo, los enemigos, que son españoles, en ningún momento manejan el acento pareciendo una suerte de “español latino” un tanto extraño.

Factor divertido

En este punto, y es algo que ya mencionaba líneas arriba, esta cuarta entrega puede presumir, sin problemas, de saber llevar la evolución del jugador a lo largo de las 12 horas que dura la aventura en modo Normal.

No seremos los mismos jugadores en el minuto 1 del título que si llevamos 7 u 8 horas, siempre hablando sobre la habilidad, lo que invita a jugar y rejugar para ser cada vez mejores y dominar las mecánicas a la perfección. Este aspecto lo hace endiabladamente divertido y si nos cansamos de la historia de León, una vez terminada la aventura, tendremos a nuestra disposición el Modo Mercenarios y una pequeña historia protagonizada por Ada que tiene su propio peso argumental dentro del universo del juego.

movie1_7

Conclusión

¿Qué puedo decir? Resident Evil 4 fue un gran juego en su tiempo y a día de hoy lo sigue siendo. Aquellos que hayan disfrutado de este titulazo en su época no encontrarán en esta remasterización demasiados alicientes como para volver a disfrutarlo. Quienes estén pensando en tener su primera aventura, mi recomendación es adquirir la versión de Gamecube o la Ultimate HD Edition que son las mejores que he jugado al momento, en el caso de esta última me refiero al buen trabajo gráfico y unos 60 fps sólidos. Si esta opción es inviable, lo que tenemos aquí no deja de ser una propuesta interesante que podría haber tenido más curro de parte de Capcom.

Pros:

  • Resident Evil 4 es un juegazo y siempre da gusto volver a disfrutarlo
  • Una fórmula jugable espectacular
  • Buen lavado de cara

Contras:

  • La remasterización necesita pulido, más que nada, a nivel de framerate
  • No presenta novedades jugables. En la versión de Xbox One han quitado el modo “Fácil”.
  • El trabajo de geográfico, de localización, es un desastre e insultante.

6/10

Ficha técnica:

TÍTULO: RESIDENT EVIL 4 HD REMASTER
DESARROLLADOR: CAPCOM.
EDITOR: CAPCOM.
DISTRIBUIDOR: CAPCOM.
PLATAFORMA: PS4 Y XBOX ONE
FECHA DE LANZAMIENTO: 30/08/2016.
IDIOMA: ESPAÑOL.
CROSS-BUY: NO.
FORMATO: FÍSICO Y DIGITAL.
PRECIO: $19,99.
ESPACIO REQUERIDO: 10.6 GB
TRÁILER
WEB OFICIAL

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s