Hace 5 años descubrí que estaba triste, muy triste. Supongo que tardé en darme cuenta porque todo ocurrió poco a poco, dándome tiempo para acostumbrarme a lo que ocurría en mi vida, casi como si lo pudiera soportar, pero lo cierto es que no lo soportaba, simplemente me había resignado.

Esta será la primera vez que contaré esta pequeña historia sobre cómo un videojuego me sacó de lo más profundo del pozo de desesperación y tristeza. Espero no leerme como alguien que quiere dar lástima, sino como alguien agradecido.

ac.jpg

Como ya mencioné, hace unos años me encontraba en una situación complicada. En mi familia teníamos serios problemas económicos, mi vida escolar y laboral era inexistente, había perdido el contacto con amigos cercanos y la persona en la que más confiaba me había traicionado. Sé que peores cosas le han pasado a otros y ni siquiera pestañean, pero para ese entonces yo no era una persona muy fuerte. La cosa llegó a tal punto que casi no tengo ningún recuerdo de esos días, era como si estuvise viviendo por simple inercia.

Como era de esperarse, hubo un momento en el que me quebré y no pude más. En ese entonces pensaba que mi mejor opción era simplemente rendirme.

Había intentado suicidarme.

ac.jpg

Hasta este momento solo una persona sabía lo que acabo de contarles, pero creo que ya era hora de sacarlo, al fin y al cabo es un momento clave de mi vida que me sirvió para ver las cosas de otra manera y mejorar como persona.

Después de la gran crisis la cosa no había mejorado mucho, hasta que un bendito día me dio por descargar juegos para mi DS que llevaba meses tomando polvo. Busqué en una de esas páginas que suelen visitar los holandeses e ingleses y me topé con un juego de animales adorables que estaba claramente orientado para niños. Lo descargué y comencé a jugar.

Tampoco los voy a marear mucho inventando que Animal Crossing me transportaba a otro mundo y blablabla, porque no es así, simplemente me hacía sentir bien, pero era justo eso lo que necesitaba. Sentirme verdaderamente relajado y feliz era algo que no había sentido en mucho tiempo, y que un juego lo lograse fue una sorpresa.

Verán, algo que tiene Animal Crossing es que simula la vida cotidiana, pero de una manera mucho más amigable a la realidad. Tenemos responsabilidades y pasatiempos, pero lo cierto es que no hay ninguna regla qué seguir sobre cómo vivir, simplemente vamos a nuestro ritmo. Eso, añadido a los NPCs tan entrañables con los interactuamos, hacen de Animal Crossing un viaje hacia la felicidad.

tumblr_oovk752W0d1tdblgdo1_500.gif

Después de viciarme un buen rato con Wild World, me pirateé el City Folk (ya les había dicho que no había dinero), donde habré jugado más tiempo que al Overwacho y Final Fantasy XIV juntos, y quienes me conozcan saben que tengo un problemita con esos dos juegos. Para ese entonces las cosas ya iban bastante bien, aunque nunca le di el crédito que se merecía a Animal Crossing, pues fue hasta años después que en retroperspectiva me di cuenta que pese a que yo mismo trabajé en aspectos de mi vida que estaban hechos añicos, Animal Crossing: Wild World fue mi verdadero soporte.

No les estoy diciendo que Animal Crossing o ningún otro juego les arreglarán todos sus problemas, porque no se trata de huir, tienes que esforzarte y pedir ayuda (y saber recibirla), pero sí que es importante darte cuenta de que tu zona segura puede encontrarse en algo tan inesperado como un juego. Algunas personas recurren a drogas, otras peor aún, no recurren a nada, así que si un jueguillo es ESO que te hace respirar en paz, eso que te hace mostrar una sonrisa, bueno, creo que eso es algo lindo.

Al crecer me fui alejando del juego, aunado a que tanto mi DS como Wii habían pasado a mejor vida, hasta que me compré una 2DS y Animal Crossing: New Leaf. Lo primero que hice al comenzar el juego fue pegar un suspiro larguísimo, me invadió una nostalgia inmensa y un sentimiento de calidez, había vuelto a casa. Pero vamos, lo mejor de New Leaf sin duda era Canela, esa perrita secretaria tan adorable como fastidiosa que te ayuda en tu rol como alcalde de tu pueblo.

5b741bca4352a3035b049a1e6e362e79.jpg

Como era de esperarse, volví a empaparme con AC de nuevo. Lo primero que hacía saliendo del trabajo era tomar mi 2DS y comenzar a jugar, pero me faltaba algo, quería jugar con otras personas, así que busqué en Facebook y encontré un grupo de Animal Crossing de habla hispana. En ese grupo me encontré lo mismo que había en el juego, un lugar tranquilo y con gente amable dispuesta a pasar el tiempo contigo, o ayudarte en lo que sea necesario. Después de todos estos años aún sigo en el grupo, y aunque mi etapa con New Leaf ya ha acabado (en espera del juego de AC de Switch, eh Nintendo 👀), sigo interactuando de tanto en tanto y compartiendo con los amigos que allí hice.

Por desgracia no he podido jugar tanto a Pocket Camp como me gustaría, en parte por falta de tiempo y además porque no soy muy fan de jugar en el móvil, pero me reconforta saber que Animal Crossing esta ahí, esperando para cuando yo lo necesite.

d920e4897893e755b8f038750096594a13b1ce68d58ae0c490eeaa74695fa181.gif

Sé que mi historia no ha sido espectacular, pero quería contarla, no sé si para superar algo o solo para escribir una carta de agradecimiento a Nintendo. Lo que sí sé es que Animal Crossing representa algo muy importante para mí, representa mi tristeza más cruda, pero también mi paz interior y mi felicidad, lo cual me enorgullece bastante. Es más, estoy casi seguro que mi amor por los videojuegos se lo debo a esta franquicia, y si aquella mañana calurosa no hubiese descubierto Animal Crossing: Wild World, probablemente las cosas ahora serían muy diferentes en mi vida. Me quedo con eso, con las enseñanzas que recibí de un juego, el aprender a ser más amable con los demás, a ser humilde y disfrutar de los pequeños momentos, pero sobre todo, saber que está bien ser feliz.

Mientras pensaba en escribir este artículo, estuve investigando en foros y otros blogs para ver si habían personas con historias similares a la mía, y sí que las había, muchas. Encontré historias muy tristes, pero otras con un final feliz, y creo que la mía es una de esas.

Si alguno de ustedes ha pasado por algo similar, me gustaría leerlos, pueden dejar un comentario o mandarme un mensaje directo en Twitter.

Para terminar les dejo uno de mis cómics favoritos de Animal Crossing, obra de Final Smash!. Ah, y por cierto: Happy Home Designer was a mistake.

Imagen de portada por Ishmam.

One comment

  1. Esto te salio del fondo del kokoro y aprecio mucho lo que dijiste que sepas que esto lo llevare en el corazón :”)
    Psdt: Canela se esta haciendo mi waifu esta mal ?:u

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s