Bee-tan y Kame-pon son dos soldados recién graduadas, sus resultados en la academia militar fueron mediocres, apenas lograron graduarse y carecen de logros, pero poseen algo que las hace únicas en su planeta natal: un vínculo de amistad. Esta cualidad las convierte en la elección perfecta para una peligrosa misión que podría sellar el destino de su mundo.

Argumento

Pandemo es un planeta tecnológicamente muy avanzado que sufre una severa crisis social, sus habitantes se han entregado a una forma de vida individualista y aislada. Viéndose incapaces de solucionar los problemas causados por esta falta de comunicación sentimental entre sus ciudadanos, el gobierno de Pandemo decide enviar una misión de exploración y aprendizaje a un primitivo planeta donde aun existen las relaciones sentimentales, al que sus habitantes llaman “Tierra”.

Las elegidas son Bee-tan y Kame-pon, dos soldados recien graduadas que se convirtieron en amigas, un vínculo casi impensable en su sociedad. Sus superiores esperan que esta característica única les permita entender mejor las relaciones terrícolas y llevar información más valiosa a su mundo.

Ambas chicas deberán infiltrarse en un dormitorio de hembras terrícolas, armadas con munición de feromonas y otras herramientas, para estudiar los vínculos e interacciones entre ellas… Una misión cuando menos peligrosa, pues los habitantes de La Tierra miden 20 veces más que ellas.

Esta historia, que a primera vista se antoja sencilla, casual y hasta simplona, esconde cierta critica social a la actual forma de vida japonesa, cada vez más impersonal y aislada, mucho más de lo que es en occidente.

Jugabilidad

Gun Gun Pixies nos presenta dos grandes apartados interactivos: los diálogos que nos cuentan la historia y las escenas de shooter. Los diálogos, como en muchos otros títulos de Idea Factory, son imágenes estáticas con alguna animación, con actrices de voz y una caja de texto. Las escenas de shooter con el plato fuerte del título.

Podemos elegir libremente a Bee-tan o Kame-pon para entrar en las habitaciones de las chicas. El objetivo puede variar según la misión, en algunas debemos buscar algo entre los rincones, en otras debemos tranquilizar a una de las chicas con las balas de feromonas, en otras debemos protegerlas de unos extraños seres que también son extraterrestres y tienen misteriosas intenciones… Todo esto evitando ser vistos.

El título no deja de ser un shooter en tercera persona donde corremos, disparamos y nos escondemos. Como elemento de dificultad, las chicas sueltan corazones, estrellas y otros elementos que nos persiguen y causan daño si nos alcanzan, daño que se refleja (como no podía ser de otra manera) en la pérdida gradual de la ropa. Si somos alcanzados 4 veces o somos descubiertos por las chicas, la misión fracasará y tendremos que volver a empezar desde el último punto de guardado.

Los escenarios incluyen también recolección de objetos como munición y monedas que agrega cierto elemento plataformero. Estas monedas permiten comprar mejor equipo y elementos estéticos para nuestros personajes, los precios pueden parecer absurdos en un principio, pero el juego incluye escenarios repetibles a modo de minijuegos que permiten sacar enormes cantidades de monedas.

En cuanto a dificultad, el juego en general es bastante permisivo, escabullirse y disparar a las chicas sin ser visto es bastante fácil, así como evitar los proyectiles de corazón una vez que se conocen sus patrones de ataque, incluso los puntos de curación y paquetes de munición están colocados en los mejores lugares para escapar tras un par de golpes, reabastecernos y volver a la acción.

Me atrevo a decir que en Idea Factory decidieron dejar de lado la dificultad para que el jugador disfrute cómodamente de la historia y los gráficos.

Gráficos y música

Dado que su primera aparición fue en PSVita, la calidad gráfica de Gun Gun Pixies es digna de un PS3. Las imágenes estáticas durante los diálogos se siente un tanto añejas en esta generación, aunque son muy propias del estilo de novela gráfica y tienen sus adeptos. Además, no podemos negar que el arte y estética del juego son muy bonitas.

La música del juego es bastante buena y adecuada a un título como este, aunque los efectos de sonido no son nada del otro mundo. Mención especial merece el vídeo de introducción, con su estilo de intro anime al que Idea Factory nos tiene tan acostumbrados. Al menú le vendría bien un apartado de reproductor multimedia para escuchar los temas, ver la intro, al menos cuenta con una galería de imágenes.

En este apartado lo más detacable es la actuación de voz, con sus caracterizaciones tan profesionales. El título viene hablado completamente en japonés y con textos en inglés. No es descabellado pensar que desde Idea Factory se dieron cuenta que todos sus seguidores amamos las voces originales en japonés y decidieron no invertir en doblaje.

Factor divertido

Como todo buen juego ecchi, Gun Gun Pixies aboga por ofrecer diversión en forma de situaciones picarescas, como las escenas en la tina, los pantyshoots o la propia mecánica de las balas de feromonas. El humor de sus diálogos es extremadamente japonés, aunque no será desconocido para los amantes del anime.

Podemos decir que Gun Gun Pixies es un videojuego entretenido, pero un poco corto de contenido, incluso dentro de su género. Puesto que la historia se va desarrollando en los mismos escenarios la acción se puede volver un poco monótona, así que el verdadero atractivo está en seguir historia y el propio elemento ecchi del juego.

Además, es interesante descubrir como los desarrolladores lograron justificar con argumentos simples las limitaciones del propio titulo, por ejemplo que la atmósfera de La Tierra no es respirable para las protagonistas, y el radio de soporte de vida de su nave se limita a la casa donde se desarrolla el juego. Estos pequeños detalles bien llevados dan cierta profundidad a la historia sin que esta deje de ser divertida.

Conclusión

Gun Gun Pixies un juego de nicho, no es un juego de masas y no lo disfrutará todo mundo, está orientado al público aficionado a los juegos de anime, los juegos ecchi y sobre todo a los seguidores de Idea Factory y Compile Heart. Esto último queda en evidencia al incluir a Nepu-Nepu entre las chicas del dormitorio.

Así que solo recomendaría su compra a ese público aficionado al género, además en Steam está etiquetado con “contenido sexual”, aunque realmente no lo tiene, así que tampoco recomendamos su compra a menores de edad.

Por otro lado, su jugabilidad sencilla y divertida, mucho más accesible que los jrpg y dungeon crawlers ya conocidos de esta desarrolladora, lo convierte es una excelente puerta de entrada para quienes sientan curiosidad por este mundillo de los títulos anime ecchi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s