Recuerdo que la primera vez que jugué Final Fantasy VIII fue por error, de hecho, no sabía nada de su existencia. Hace veinte años mis horas de juego estaban centradas en Final Fantasy VII, pero por avatares de la vida no pude ir más allá del disco uno porque el disco dos no funcionaba. Soy de un pueblo que aun al día de hoy, no cuenta con tiendas de videojuegos y para acceder a ellos es más fácil cruzar la frontera hacia otro país. Tenía doce años y mi imposibilidad de viajar solo y más a otro país, me generaba la necesidad de pedirlo por encargo.

Infancia

Ahora bien, en aquella época era difícil (sobre todo en mi pueblo) que un adulto mirara con buenos ojos que un niño jugara a los “nintendos”; ahora imaginense yo tratando de explicarle al adulto que me iba traer el juego, qué tipo de juego es Final Fantasy VII, era una tarea titánica. Lo cierto es que, entre explicaciones y cejas arrugadas, la persona del encargo ya había regresado. Deje todo lo que estaba haciendo y salí en carrera a buscar mi preciado Final Fantasy VII, pero cual fue mi sorpresa cuando note que el videojuego que sostenía en mis manos no tenía en su portada a un rubio con una espada gigante, por el contrario, lo que habían eran tres personas que en su momento me recordaron a las portadas de esas novelas rosas que leía mi mamá. Todo me parecía extraño, para empezar este juego no traía tres discos, traía cuatro. Los personajes en su portada no se parecían en nada a Cloud, Tifa o Barret y donde debería ir “VII” iba “VIII”… Iba “VIII”, cuando me percate de esto, mi corazón se aceleró y mi emoción fue tan grande que apenas alcance a dar las gracias por el favor y salí corriendo a probar el juego. En cuanto llegué a mi casa puse el primer disco en la “gris” y por primera vez escuche Liberi Fatali con esa impresionante intro. Después de eso, todo cambió.

FF82

Final Fantasy VIII nos pone en la piel de Squall, un estudiante de carácter introvertido que asiste al Jardín de Balam (una especie de academia militar) para convertirse en un SeeD (un tipo de soldado de élite). Aunque el carácter introvertido de Squall es premeditado, con el transcurrir del juego este plantea “abrirse” más, sobre todo cuando conoce a Rinoa, una chica decidida y valiente con un carácter terco que pertenece a un grupo de rebeldes. Junto a sus amigos, Squall descubrirá que los jardines son más que simples centros de formación militar, la verdadera función de los jardines es preparar a los SeeD para proteger al mundo de la más terrible de las amenazas, las brujas. Paralelamente a todo esto y mediante analepsis, también personificamos a Laguna, un soldado con alma de periodista que junto a sus compañeros, Kiros y Ward, nos harán revivir eventos del pasado que en algún punto se conectará con la historia de Squall y compañía.

FF8 La jermu

Final Fantasy VIII es una historia de amor sin importar que tantas capas se pongan a su alrededor. Conflictos bélicos, experiencias oníricas, cacerías y sucesiones de brujas, viajes en el tiempo, odiseas espaciales, todo esto son solo medios para contarnos algo más importante, el amor entre Squall y Rinoa. Luego de que Squall decidiera volverse un ser frío y distante producto de sus traumas infantiles, aparece Rinoa, como un rayo cálido que lo golpea y le hace replantearse varias cosas. Esto no sucede de manera apresurada y forzada, por el contrario, el amor entre estos dos chicos florece a un ritmo ameno que se siente creíble y natural dentro del contexto donde se desarrolla el juego. A partir de cada una de las experiencias que van viviendo, ellos aprenden a confiar el uno en el otro y afianzar sus lazos, demostrandonos que a pesar de las circunstancias lo más importante es el amor.

FF8 Dance

Final Fantasy VIII cuenta con un elenco de personajes entrañables con defectos y virtudes que hacen fácil empatizar con ellos, pero al igual que pasa con las capas que revisten a la historia, Selphie, Irvine, Kiros y los demás también son un medio para desarrollar a los tres personajes más importantes o por lo menos, los más interesantes: Squall, Rinoa y Laguna. De hecho, este último es para mi el más fascinante y por lo tanto mi favorito. Laguna es el tipo de sujeto que en general, afronta las circunstancias sin dejar a un lado su sentido del deber y su buen humor. Dueño de una personalidad enérgica, valiente, simpática y torpe, Laguna siempre estará allí para salvar el día… una niña, un país, el mundo, un sueño. Laguna representa al héroe clásico de los RPGs, un soldado experimentado que confía totalmente en su equipo y que antepone las necesidades de los demás a las suyas.

FF8 Laguna

Final Fantasy VIII posee un gameplay mixto, es decir, implementa elementos comunes de la saga y los combina con varias mecánicas novedosas. Dentro de los elementos comunes se encuentra el combate aleatorios por turnos con hasta tres personajes en el equipo, el cual solo puede ser cambiado antes o después de los combates. Nuestros personajes dispone de un menú de comandos para atacar, usar magias, extraer magias o usar habilidades como kamikaze o carta (habilidad que permite transformar a los enemigos en cartas). Un detalle nuevo introducido en este Final Fantasy son las poses al comienzo de la batalla, nuestro personajes al comenzar la batalla harán una pose introductoria en la que generalmente muestran sus armas, estas poses complementan las famosas poses de victorias que caracteriza a la saga.

FF8 Zell

Nuestros personajes se especializan en un uso específico de armas. Squall usa un sable pistola, Zell usa sus puños, Quistis usa un látigo. Las armas pueden ser mejoradas si contamos con los objetos necesarios, para saber que objetos necesitamos debemos adquirir la revista llamada “Armas”, aunque podremos hacer las mejoras sin necesidad de la revista, bastará con tener los objetos necesarios. Squall y compañía cuentan con límites (habilidades especiales) que pueden usar cuando su vitalidad se encuentra en niveles bajos, también podemos activar estos límites usando la magia aura o el objeto sal heroica.

FF8 Squall

Dentro de las mecánicas novedosa nos encontramos con el aumento de nivel, y a diferencia de otros Final Fantasy, aquí no es necesario entrenar por horas para subir de nivel. De hecho, puedes pasarte el juego con un nivel muy bajo. El nivel máximo que puedes alcanzar es de 100 (en la mayoría de los títulos de la saga el nivel máximo es 99). Se necesita de 1000 puntos de experiencia para subir cada nivel (en otros Final Fantasy a medida que subes de nivel se requiere de más puntos de experiencias para alcanzar un nuevo nivel). A medida que subes de nivel también lo hará el nivel de los enemigos sin importar la etapa del juego en la que te encuentres (salvando ciertas excepciones). Esto trae como consecuencia que eliminar alguno de ellos sea más un tema de estrategia y no de simple fuerza bruta. Cada vez que subes de nivel tu estadísticas mejoran un poco, pero la manera más efectiva de potenciar tus estadísticas hasta el máximo es a través de su mecánica más novedosa: el sistema de enlaces.

FF8 La Quistis

El sistema de enlaces es esencial para el desarrollo de nuestros personajes. Este sistema nos permite enlazar las magias a las estadísticas, al tipo de ataque y al tipo de defensa (elementales, soporte y de estados alterados). Para poder realizarlo, debemos previamente aprender la habilidad con un Guardián de la Fuerza (G.F.) y posteriormente equiparse con ella, luego enlazamos una magia a la estadística que queremos mejorar. Por ejemplo, con Ifrit se puede aprender una habilidad que nos permite enlazar una magia al parámetro de fuerza, es decir, podremos mejorar nuestra fuerza física al enlazar una magia a esa estadística, siendo el tope 255 puntos. Si bien es cierto que podremos poner cualquier magia, hay unas que resultan mejores que otras según el parámetro que quieras mejorar. Siguiendo el ejemplo anterior, para la fuerza física es mejor usar una magia como piro (fuego) o cualquiera de sus mejoras (piro+, piro++), usar otra magia, como por ejemplo aéreo, tendrá resultados inferiores.

FF8 La Edea

En el mundo de Final Fantasy VIII solo las hechiceras y los monstruos pueden usar magias de manera natural. Los seres humanos para poder hacer uso de la magia, usan una alternativa llamada para-magia, la cual se equipa como una habilidad accesible desde el menú de comandos que aparece al enlazar a un personaje con un G.F. Una vez realizado este enlace y asignar la habilidad “magia”, el personaje podrá usar magias. Las magias se obtienen de tres maneras, por extracción a un enemigo en la batalla, por extracción en algún punto de extracción; repartidos por todo el mundo y refinándose a través de algún objeto u otra magia. Cualquiera de estas vías nos permite almacenar magias que luego podremos usar en contra de los enemigos, a favor de nuestros aliados o para mejorar nuestras estadísticas. Aunque este último uso es el mejor que le podremos dar porque al enlazarlas, nuestros parámetros mejoraran mucho. En este título esta es la verdadera escencia del uso de la magia. También tendremos la opción de usar en el campo de batalla las magias extraídas de los enemigos. Hay una gran variedad de hechizos que van desde los elementales (fuego-agua-tierra-viento), pasando por las de soporte (aura-esuna-drenaje), hasta las prohibidas (última-meteoro).

Sirena

Los Guardianes de la Fuerza son nuestros grandes aliados a la hora de combatir. Sin ellos nuestros personajes no podrán usar ninguna habilidad (magias, extracción, enlazar magias a las estadísticas). Hay un total de 22 guardianes entre los cuales figuran clásicos como Ifrit, Shiva y algunos nuevos como Diablo y Eden. Los G.F. pueden ser obtenidos de varias maneras, tales como: extraídos de algunos jefes (Sirena), luchando contra ellos (Diablo) y convocados a partir de una receta o a través de un objeto (Helltrain o Fenix). A diferencia de otros títulos de la saga, los Guardianes de la Fuerza cobran más protagonismo en Final Fantasy VIII, en virtud que no solo son importantes para la mecánica del sistema de enlace, también son pieza clave en el desarrollo de la historia.

FF8 Seifer

Todos estos elementos que acabo de describir están entrelazados y a diferencia de otros RPGs, donde estos apartados se llevan por caminos independientes, en Final Fantasy VIII no es el caso. Subir o no de nivel, extraer o crear nuevas magias, enlazar diferentes magias a las estadísticas, crear afinidades entres los guardianes de la fuerza y nuestro personajes son una misma cosa. Una depende de la otra y para obtener los mejores resultados tendremos que pensar en todos estos elementos como uno solo. Un pequeño cambio en el número de magias que tengamos asignadas a un enlace puede cambiar drásticamente nuestras estadísticas, porque el mejor uso que le podemos dar a nuestras magias es para el mejoramiento/fortalecimiento de nuestros parámetros, usarla contra los enemigos sería, por muy incoherente que suene, un desperdicio. Es prudente aclarar que este juego no es cerrado, jugarlo como acabo de mencionar sería para sacar el mejor provecho a su sistema de enlaces y por ende materializar los que en los foros de Final Fantasy se denomina como “juego perfecto”, pero si quieres ir por allí y pasarte el juego a tu manera sin tomarte tan en serio esta mecánica, también es válido, después de todo, Final Fantasy VIII es un juego de rol.

FF8 introo

Hay algunas misiones secundarias y minijuegos en Final Fantasy VIII, pero entre todos, el que más vale destacar es el Triple Triad, un juego de cartas que están compuesto por cartas de monstruos, jefes, G.F. y personajes. Se puede jugar a las cartas casi desde el inicio del juego y prácticamente en cualquier momento. Básicamente para jugar a las cartas debemos retar a nuestros contrincantes y en un tablero de 3×3 tratar de voltear sus cartas, para ello debemos usar a nuestro favor algunas de las cuatro numeraciones que tiene cada una de las cartas (siendo el “1” la numeración menor y el “A” la denominación mayor) en dirección izquierda, derecha, arriba y abajo. Si salimos victoriosos podremos reclamar como premio alguna o algunas de las cartas de nuestro contrincante. Esta es una muy buena manera de hacernos con varios tipos de cartas, aunque también podremos conseguir cartas transformando a los enemigos a través de la habilidad “carta” que nos concede el guardián Quetzal. Las cartas obtenidas tiene un valor más allá del coleccionable porque pueden transformarse en objetos para hacer magias y otros. A medida que avancemos por el mundo nos encontraremos con regiones que usan algún tipo de reglas especiales para poder jugar, esto le agrega un poco más de dificultad al juego, aunque una vez dominado no supondrá mayor reto.

Caracortada

Final Fantasy VIII es un juego atemporal que es materia obligatoria incluso sin ser fanatico del genero RPG, con esta versión remasterizada se abre la oportunidad para que aquellos que no lo pudieron jugar en su momento, lo puedan hacer ahora. Esta versión trae algunas opciones como la de aumentar la velocidad del juego x3 o evitar el combate aleatorio, estas opciones son geniales para aquellos que quieran disfrutar el juego sin interrupciones o en su defecto superar el juego más rápido por si disponen de poco tiempo.

Rinoa

Final Fantasy VIII nos cautiva desde el principio hasta el final, su historia, sus personajes, sus mecánicas, su banda sonora y los escenarios futuristas -con ese toque ciberpunk- que no deja de lado a la fantasía que nos envuelve y nos lleva de la mano para mostrarnos de qué va el amor, la amistad y el sacrificio. Nos recuerda que sin importar la situación que estemos atravesando siempre podremos apoyarnos en los que nos rodea porque al final de todo, siempre estarán allí y podremos contar con ellos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s