Analisis Opiniones PS4 Tako-reviews Videojuegos

El futuro está en tus manos

Cuando hablamos de Hideo Kojima es fácil despertar amor y odio, pero nunca indiferencia. Lo mismo pasa con Death Stranding, su primer juego tras la polémica salida de Konami y el, en mi opinión, excelente juego, pero pésimo en la saga, The Phantom Pain.

Tuve la oportunidad de jugarlo, y es fácil entender por qué genera tanta división. Claramente no estamos frente a un juego para todo el mundo, y no pasa por un tema de superioridad o de entender o no al director, sino que más bien es porque en teoría nos vamos a enfrentar a algo bastante tedioso y que requiere de cierto tiempo, pero que en la práctica, y tras dedicarle ese tiempo, se vuelve, en mi opinión, excelente.

En Death Stranding tomaremos el control de Sam (Norman Reedus), quien en compañía de su BB, el famoso bebé en la incubadora, debe emprender, literalmente, un largo viaje para reconectar el mundo que se ha visto afectado por el Death Stranding, un fenómeno que atrajo a extrañas criaturas -llamadas BT– al mundo y que lo ha dejado en una situación desoladora y post-apocalíptica.

Al más puro estilo de Kojima, estaremos frente a un historia forzosamente enredada, con personajes que no siempre son lo que aparentan y que termina siendo, no sé si para bien o para mal, algo pretenciosa. La historia viene acompañada de muchas cinemáticas, algo por lo que ha sido tanto aplaudido como criticado en sus juegos anteriores, pero que esta vez vienen de la mano de un tremendo cast que, si bien no siempre es completamente explotado, logra cosas que con personajes comunes y corrientes -no actores, sino que solo animaciones- no se conseguirían, entregando momentos en los que realmente no podía despegar la vista de la pantalla, ya que las actuaciones de Fragile (Léa Seydoux), Die-Hardman (Tommie Earl Jenkins) Cliff (Mads Mikkelsen), son, en mi opinión, muy destacadas, a pesar de lo plano de sus personajes -y todos en general.

Para desenmarañar todo el enredo de historia que es Death Stranding, tal como expliqué anteriormente, deberemos reconectar el mundo yendo de un lugar a otro haciendo entregas que, sobre todo en los 2 primeros capítulos pueden resultar bastante tediosas, esto debido a que a diferencia de muchos otros juegos, las distancias intentan ser reales y son bastante extensas, además de haberse implementado una especie de caminata realista, la cual hará que nuestro protagonista no sea tan rápido, se canse después de un tiempo, se tropiece con el terreno y pueda llevar un límite un peso en la espalda, el cual deberemos administrar antes de cada entrega.

Insisto en que si bien lo anterior suena muy tedioso en la teoría, en la práctica no lo es. Si bien en un comienzo es fácil caerse y perder encargos, a medida que reconectamos el mundo y hacemos misiones secundarias podremos desbloquear nuevo y mejor equipamiento, además de subir de nivel de nuestro personaje, permitiéndonos mejorar nuestro equilibrio, la cantidad de peso que podemos soportar o equipar mejoras como guantes que en caso de caer nos ayudarán a afirmarnos rápidamente o prótesis para las piernas que nos ayudarán a cargar más peso, andar rápido o bien caminar mejor sobre superficies rocosas o empinadas.

Además de lo anterior, mientras avancemos podremos construir más y más estructuras, tales como torres de vigilancia, refugios, puentes, escaleras o carreteras, entre otras, las que no solo harán nuestro viaje más ameno, sino que también el de otros jugadores que se puedan topar con ellas, y es acá el punto donde el juego es realmente innovador y gratificante.

El sistema online de Death Stranding no es cooperativo como estamos acostumbrados. Nunca veremos ni nos encontraremos con otros jugadores, pero sí con las cosas que dejen en su camino. No es raro avanzar y encontrar carga perdida de otras personajes, la que podremos entregar o dejar abandonada, escaleras para subir o bajar algún lugar empinado, puentes o incluso cuerdas para escalar, a las que podremos dar “Me Gusta” de manera voluntaria presionando el touchpad o involuntaria si, es que llegamos a utilizarlas. Todo esto hace que el gran mapa, por más que esté “vacío” y transmita mucha desolación, cobre, de alguna forma, vida.

En más de una oportunidad me vi yendo desde un punto a otro, por un camino que parecía imposible de transitar, pero dedicándome a construir y dejar distintos objetos para que, en caso de tener que recorrerlo nuevamente, se me hiciera más fácil. Así era, pero luego de un rato podía ver como en el costado izquierdo de la pantalla recibía mensajes que decían cosas como “jugador X utilizó tu refugio”, “jugador X utilizó la ruta que reconstruiste”, “jugador X donó materiales para mejorar el puente”, “7 jugadores están contentos contigo. 2400 Me Gusta recibidos”, y en ese momento sabía que no estaba jugando solo, y que otras personas estaban utilizando mis rutas y estructuras para avanzar más fácilmente, tal como yo había usado las de otros, generando una sensación bastante agradable.

Dejando un poco a un lado el tema comunitario del juego, no todo son entregas, también hay combates, armas, explosiones, etc. Si bien este claramente no es un juego de acción, no se queda completamente corto en este punto. En nuestro viaje tendremos que enfrentarnos a dos tipos de enemigos, las mulas y los BT.

Por una parte, las mulas son humanos como cualquier otro, pero que se dedican a robar la carga de los transportistas, por lo que en varias ocasiones deberemos evitarlos, como también infiltrarnos en sus campamentos para recuperar las cosas que han robado o ir directamente a robar sus materiales y suministros. Esto puede hacerse  de forma sigilosa y no letal, intentando no alertar a los enemigos o dejándolos inconscientes, como también yendo directamente al ataque, alertándolos a todos y utilizando nuestras armas no letales o letales (estas últimas no recomendables por temas que no hablaré debido a spoilers), y luego robando lo necesario para volver a nuestra base.

Los segundos enemigos son los BT, estas extrañas criaturas de las cuales solo conocíamos sus manos en los trailer, y que aparecen solo cuando llueve; una lluvia que, por lo demás, posee características negativas para nuestro equipamiento, por lo que deberemos evitarla lo más posible durante nuestros viajes. En caso de no evitarla, nuestro BB despertará siempre que haya BT’s cerca, indicándonos en qué lugar se encuentran, de manera que moviéndonos cuidadosamente podamos esquivarlos, pero de nuevo, en caso de no hacerlo y que seamos atrapados, es cuando aparecerán criaturas de forma más agresiva y tendremos que elegir entre escapar, que puede resultar un poco difícil en un comienzo, o enfrentarlas con distintas armas.

Adicionalmente, durante el juego nos enfrentaremos a varios jefes. Si bien en general no son demasiado difíciles, tienen un claro sello Kojima y dejan un buen sabor de boca, recordando incluso a algunos jefes de la saga Metal Gear, y definitivamente reivindicándose por la casi ausencia de estos en The Phantom Pain.

Para finalizar, y como conclusión, Death Stranding es, definitivamente, uno de los mejores juegos de Kojima. Un juego en el que se nota que puso todo lo que sabe hacer e hizo todo lo que quería. Death Stranding tiene cinemáticas que, en mi opinión, van más allá de las cinemáticas de juegos y se acercan bastante a lo que podría ser una película animada, tiene sigilo, tiene acción en cantidades precisas para el tipo de juego que es, tiene buenas boss fights y un OST compuesto en su mayoría por canciones de Low Roar que acompañan el viaje en momentos específicos de manera perfecta. Sin embargo, también hay elementos que fallan y podrían mejorar y, que, para mi, son 3: Los personajes son bastante planos, algunos de los actores fueron muy desaprovechados, en especial Norman Reedus, con muy poco diálogo, y las bases pudieron haber sido mejor diseñadas, ya que son todas iguales.

Considerando lo anterior, Death Stranding es un juego que uno tiene que darse el tiempo de conocer y aprender a querer. Para mi fue amor a primera vista, pero su gameplay que, de nuevo, en teoría pareciera ser muy simple y básico, puede ser un gran “pero” para muchas personas, pero en realidad es más de lo que aparenta, y que acompañado de su sistema online brindan una experiencia que, para mi, fue todo lo que esperaba y más. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s