Analisis PC Tako-reviews Videojuegos

Análisis de Corpse Party: Blood Drive

Corpse Party: Blood Drive es terror japonés en su forma más pura, pero… ¿es terror del bueno? Descúbrelo en nuestro análisis.

Han pasado 2 meses desde el indicente del Libro de las Sombras y los sobrevivientes intentan regresar a una vida normal… Sin éxito… Desesperados, se dan cuenta que todos sus amigos muertos en el Heavenly Host parecen haber sido borrados de la existencia, nadie los recuerda excepto ellos. Esta nueva realidad y los recuerdos de lo sufrido en ese plano infernal convierten sus vidas en una pesadilla.

Ayumi, atormentada por la culpa, acepta la oferta de una misteriosa ocultista llamada Aiko: regresar al Heavenly Host para recuperar el Libro de las Sombras y usarlo para resucitar a sus amigos. Una vez dentro se dan cuenta que sin Sachiko el plano ha comenzado a colapsar… Lo que les espera no es otra cosa que un verdadero infierno…

Corpse Party: Blood Drive nos presenta a los mismos protagonistas y las consecuencias que tuvo su viaje al Heavenly Host en sus vidas, su mundo y, sobre todo, su salud mental. Donde la más afectada parece ser Ayumi, quien se obsesiona con la posibilidad de regresar a sus amigos a la vida, lo que desencadena todos los acontecimientos de este título.

Al igual que en las anteriores entregas, la historia se va narrando en sucesivos capítulos desde el punto de vista de cada uno de los personajes, los cuales gradualmente se van encontrando entre sí y van cerrando arcos argumentales.Y aunque en un principio la historia aclara acontecimientos de Book of Shadows y da respuesta al porqué de muchas cuestiones, conforme avanzamos van surgiendo nuevos personajes y nuevos problemas, y la trama se vuelve cada vez más enredada, obscura y retorcida, mientras sus protagonistas pierden gradualmente la cordura.

Blood Drive se olvida del click-and-point de Books of Shadows y regresa a la jugabilidad tipo RPG de sus primera entrega, aunque no deja de ser una novela gráfica durante la mayor parte de su tiempo de juego. Intercalaremos partes de pura narrativa gráfica con partes más RPG donde moveremos al personaje en un entorno 3D. El juego en sí es muy lineal, nos obligará a ir siguiendo la trama y movernos del punto A al punto B a base de eventos bloqueadores, como puertas que no se pueden abrir o personajes que solo están ahí para impedirnos el paso.

En este punto hay que mencionar que el juego soporta mando, lo que lo vuelve infinitamente más cómodo de jugar. Sobre todo en las partes de novela gráfica donde podemos ponernos cómodos en nuestra silla gamer y limitarnos a oprimir un botón para avanzar los diálogos.

La parte de RPG tiene mecánicas interesantes, como no hay forma de enfrentar a los espectros que encontremos, la única manera de salvarnos es correr y escondernos, podemos escondernos dentro de armarios hasta que el enemigo se vaya, que es uno de los elementos más estresantes del juego. También nos encontraremos con diversas trampas como vidrios rotos, maderas afiladas o agujeros que nos causarán daño al caer en ellas, por lo que debemos avanzar con cautela y aprender bien la ruta en caso de necesitar escapar a la carrera.

Además, cada vez que interactuamos con algo la mente del personaje será consumida gradualmente por la obscuridad, hasta que este sucumba a la locura y muera. Una mecánica que recuerda fuertemente al nivel de cordura-locura de los RPG basados en los mitos de Lovecraft. Esta pérdida de cordura o incremento de obscuridad se puede reducir interactuando con objetos sagrados regados por el mapa, aun así la propia Aiko en un diálogo sugiere no tocar nada a menos que tengamos una buena razón para eso.

La estamina de los personajes es también muy baja, no se puede correr por mucho tiempo y requieren de varios segundos para recuperarse durante los cuales no se podrán mover y serán alcanzados fácilmente por los enemigos. No poder defenderse, tener que dar carreras cortas para evitar agotarse, tener que evitar las numerosas trampas y enfrentarse a la progresión de la locura, crea en el jugador una constante sensación de vulnerabilidad.

Con todo, el videojuego es bastante benévolo con el jugador, es difícil morir por los ataques enemigos, las trampas son bastante visibles y los puntos de guardado y curación están colocados estratégicamente. Es muy fácil regresar un poco a un punto de guardado, curarse y continuar, y al no haber autoguardado es posible tener varios archivos guardados en distinto momento para poder recargar y regresar sobre nuestros pasos si hemos cometido un error fatal. Realmente hay que ser muy descuidado o estar muy poco familiarizado con el género como para morir.

Parece que los creadores han preferido que nos aterremos con su estupenda historia en lugar de rompernos la cabeza con complicados enemigos en el modo RPG.

Sin lugar a dudas lo primero que notarán quienes hayan jugado los primeros títulos es la increible mejora en la calidad de sus artes 2D. Tanto las imágenes de los eventos como las imágenes de las partes de novela gráfica son de gran calidad, muy acorde al estilo de trazo de los anime actuales debo decir, y transmiten francamente bien el terror que sufren los personajes. Por su parte el apartado 3D contrasta mucho, los personajes son cabezones y redonditos, demasiado chibis para el estilo del juego… quizá ese diseño es más fácil para Unity, el motor gráfico que usaron.

Me llamó mucho la atención la escasa necesidad de la linterna, el juego hace incapié en la duración de las baterías y la necesidad de racionar su uso, pero los mapas se ven absolutamente iluminados. Los efectos de sombra ante la linterna son fenomenales, pero no le encontré un uso, a pesar que la configuración de contraste era, supuestamente, la adecuada. Además la cámara en los entornos 3D está fija y con mucha frecuencia alguna pared o mueble alto se atravesaban en el campo de visión, ocultando al personaje o algún obstáculo.

Pero el apartado más destacado del titulo es el sonoro, tanto la música como los efectos de sonido son fabulosos. Este Corpse Party hay que jugarlo con audífonos, además de evitar que los constantes gritos de terror durante todas las escenas del juego alerten a los vecinos, los efectos están diseñados para escucharse como si llegaran de diferentes lugares, algo que solo se disfruta adecuadamente con audífonos. Pasos que avanzan desde la derecha, pasan a un lado y se alejan por la izquierda, voces que parecen moverse a nuestro alrededor o charlas donde una voz habla en nuestro oído derecho y la otra en el izquierdo… La música y los efectos solo son superados por la calidad de sus actores de voz.

El reparto de actores de voz de Corpse Party: Blood Drive es digno de la mejor producción de anime. Sus gritos, llantos y lamentos son sencillamente escalofriantes, sumado a la calidad de las expresiones en las ilustraciones, uno no puede menos que sentir empatía por el personaje y su sufrimiento (Y la pobrecita de Ayumi sufre, por Dios que sufre)

Aunque aquí es donde los recien llegados al género encontrarán el primer obstáculo: la barrera del lenguaje. Blood Drive no está disponible en castellano, solamente en inglés, y solamente sus textos, pues el audio en japonés no tiene opción de doblaje, creo que los creadores de estos juegos ya se dieron cuenta que los fans amamos el audio original en nihongo. Así que quienes no posean un mínimo de conocimiento del inglés posiblemente no entiendan la historia y se perderán el elemento más importante del juego.

De cualquier manera el juego también está disponible en perfecto japonés, para quienes dominen la lengua del anime. (Y tengo que agregar que los traductores se tomaron algunas libertades en el paso del nihongo al english)

Corpse Party: Blood Drive es tan divertido como puede llegar a ser una buena película o anime de terror gore, dependerá de que tanto disfrutemos de esos momentos de tensión y esas escenas de sangre, que afortunadamente en la versión para PC carecen totalmente de censura. Aunque en lo personal el título más que divertido me pareció cautivador, merced de su gran calidad en arte, doblaje e historia.

Además, Blood Drive ofrece una galería multimedia con la música, las CG y los vídeos del juego que se van desbloqueando conforme jugamos, incluso una sección con mensajes de audio del staff, así que completarlo es una motivación adicional para los aficionados a completar al 100% los videojuegos.

Sin embargo, no deja de ser una novela gráfica, su objetivo es contar una historia, así que el escaso apartado RPG se ve constantemente interrumpido por secuencias de diálogos y eventos narrativos. Esto lo convierte en un juego de nicho y puede volverlo aburrido para cualquiera que prefiera videojuegos con más acción y menos diálogos.

Corpse Party: Blood Drive es un juego indispensable para los seguidores de la saga, pues toma el testigo de Corpse Party: Book of Shadows y representa una mejora impresionante de calidad en todos sus apartados. Pero lo disfrutarán también todos aquellos fanáticos del gore y el terror, incluso quienes no se sientan atraídos por las novelas gráficas pueden encontrar en este título una atractiva puerta de entrada al género.

El título también representa un excelente primer acercamiento para quienes no conozcan la saga de Corpse Party y no hayan querido probar las primeras entregas debido a su tecnología y estética ya antiguas, así como para aquellos que no hayan podido disfrutarlo cuando fue lanzado para PSVita hace 5 años.

Ya sea por la calidad del arte, por el excelente doblaje, por el terror de la historia o simplemente por el propio gore, Corpse Party: Blood Drive es un videojuego que merece ser jugado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s