Cinco años han pasado desde aquella infiernal experiencia en el Elementary Heavenly Host, y las secuelas aún perduran…

Argumento

Itou Ayame se despierta atada a una cama de operaciones en una sala de cirugía. Aterrada, forcejea hasta que logra soltarse. Aún aturdida por la anestesia logra salir de la sala y descubre que se encuentra completamente sola en el hospital y lo que es peor: no recuerda como llegó hasta ahí, ni porqué, de hecho no recuerda nada excepto su propio nombre. Conforme avanza por los pasillos en penumbra, se da cuenta que no está realmente sola… Pero no parecen ser humanos normales quienes comparten la obscuridad con ella… Por ahora su único objetivo es salir del hospital de la forma que sea.

Corpse Party 2: Dead Patient se desarrolla 5 años después del incidente del Libro de las Sombras y nos narra las consecuencias a gran escala de los eventos ocurridos en Corpse Party: Blood Drive. Pero esta entrega solo abarca el primer capítulo, y se centra en el personaje de Itou Ayame y su huída del hospital donde despierta. Hasta donde se sabe, la idea es ir añadiendo gradualmente los diferentes capítulos, pero no sabemos si será en forma de dlc’s o como juegos independientes.

Además, el juego practicamente no hace referencias a los títulos anteriores, salvo una fugaz aparición de Ayumi al inicio, y su estilo de horror no es tan sobrenatural sino más mundano, más parecido al horror de Resident Evil.

Jugabilidad

Dead Patient es un jrpg de acción puro, olvidándose del elemento de novela gráfica. Recorremos los pasillos, interactuamos con los objetos, ejecutamos acciones, etc., todo desde una perspectiva aérea de 2/3. Además de esto el juego es más un juego de puzzles que un juego de horror, y es completamente lineal. La mayor parte de la partida estaremos descifrando acertijos y buscando objetos para poder avanzar a el siguiente objetivo en la lista y así llegar hasta el final.

En este punto cabe destacar que quizá su mejor cualidad es precisamente esa jugabilidad sencilla y a la que el jugador se puede adaptar fácilmente. Posee elementos de los jrpg de acción clásicos que lo hacen especial, por ejemplo que tener la llave de una puerta en el inventario no basta para abrirla, es necesario equipar la llave al personaje para que esta se abra al interactuar con ella.

El título carece de combates como tales, nuestra única defensa contra los enemigos comunes es correr. Mientras a los pocos jefes que encontramos, debemos derrotarlos de formas no combativas, en este sentido el juego es sumamente permisivo, aunque en un principio la sorpresa del nuevo jefe nos de problemas, es fácil aprender sus patrones y derrotarlos se resume a repetir una serie de movimientos.

Finalmente, aunque el juego es lineal y nos lleva a buscar objetivos en un orden específico, hay momentos de bifurcación en la trama, llevándonos por caminos diferentes hasta llegar a los diferentes finales que caracterizan a la saga.

Dicho sea de paso, el juego tiene un serio problema: necesita de un mando para poder jugarse. Al menos en mi experiencia. Esto es muy grave, pues aunque los jugadores de PC más acérrimos poseamos mando para los géneros que lo requieren, muchos no lo tienen, y esto es raro viniendo de una serie que nació. precisamente en PC.

Gráficos y música

Por un lado tenemos los gráficos de juego, charas en 3D chibis y pixeleados con ese atractivo estilo retro. Es asombroso lo expresivos que pueden llegar a ser estos personajes cabezones y lo bien que pueden transmitir la sensación de terror. Por otro lado tenemos las imágenes estáticas que ilustran los diálogos y algunas escenas. Al no tener elementos de novela gráfica, Dead Patient casi no presenta escenas CG de pantalla completa, toda la historia se cuenta a través de los charas.

El uso de las luces es un elemento muy destacable del juego, aunque en la jugabilidad realmente no importe demasiado si estamos en un pasillo obscuro o iluminado, la verdad es que visualmente la diferencia es total y le da al título el aire de misterio que necesita para complementarse.

Aunque la música es fenomenal, el apartado sonoro no destaca demasiado. Los efectos sonoros no son la gran cosa y a diferencia de las entregas anteriores, el juego tiene pocas líneas con doblaje, casi todos los diálogos son simple texto, aún así el doblaje es digno de la saga.

Y es en este apartado que encontramos la primera gran barrera del título y que se mantiene en toda la saga: la barrera del idioma. El juego está totalmente traducido al inglés, pero quienes no tengan un conocimiento mínimo del idioma se perderán toda la historia y todo el desarrollo de los personajes a través de sus diálogos.

Factor divertido

No cabe duda que Corpse Party 2: Dead Patient es más divertido que sus predecesores, los cuales son más emocionantes e impresionantes que divertidos, pero al mismo tiempo es menos terrorífico. Si bien es cierto que hay algunas escenas realmente brutales y que ponen los pelos de punta, en general Dead Patient se siente más como un videojuego de suspenso que como uno de horror.

Los puzzles son su característica más divertida. El juego no nos dice nada, solo nos pone una puerta con un seguro electrónico enfrente y espera que descifremos la clave a partir de un historial médico, una radiografía y el uniforme desgarrado de una enfermera… Y encontrar esa clave es una satisfacción que hacía mucho no sentía con un videojuego.

Además, durante las primeras etapas el juego ofrece una absoluta sensación desorientación y soledad, no encontraremos más que un hospital con signos de haber sido abandonado hace varios días, pero ningún NPC, lo que nos lleva a tratar de interactuar con cualquier cosa que encontramos, buscando información y a crear nuestras propias hipótesis sobre lo que está pasando.

Sin embargo, el juego sufre por ser demasiado corto. Esto se debe, como dijimos antes, a que es solo el primer capítulo, pero aun así hablamos de menos de 4 o 5 horas de juego, tomando en cuenta todos los finales y el capítulo extra.

Conclusión

Aunque se siente muy distinto al resto de entregas, ya que su duración es demasiado corta, Corpse Party 2: Dead Patient sigue siendo un buen juego de misterio con puzzles, también resulta una excelente puerta de entrada para aquellos juegadores interesados en Corpse Party pero que no soporten las largas sesiones de diálogos y texto.

Y para aquellos fans de la saga y que la han disfrutado desde sus inicios, Corpse Party 2: Dead Patient es una adquisición obligatoria para la colección.

Sin embargo, honestamente no recomendaría adquirir el título por ahora. Es prudente esperar hasta saber si los próximos capítulos vendrán en la forma de DLC’s, expansiones o juegos individuales… o incluso si realmente tendremos el lanzamiento de nuevo capítulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s