Análisis anime manga Anime y Manga Tako-reviews Videojuegos

Hablemos de Ni No Kuni, la película

Ah, las películas basadas en videojuegos. Decepción tras decepción, fallo tras fallo en lo que parece ser una relación inevitablemente desastrosa, pero que cuando son dejadas en manos de las personas adecuadas terminan siendo un producto al menos decente en relación a su fuente, tal como ocurrió con la película de Detective Pikachu, supervisada directamente por The Pokémon Company.

La película original de Netflix, titulada simplemente como Ni No Kuni, es un caso similar. Si bien no estamos frente a una obra maestra del cine, el hecho de que Akihiro Hino (presidente de Level-5) produjera, Yoshiyuki Momose (animador de Studio Ghibli) dirigiera y Joe Hisaishi estuviera a cargo de la música demuestra que estamos al menos frente a un equipo que sabe lo que hace y que intentó hacer una película lo más fiel posible a los juegos, con la gracia de poder ser disfrutada tanto por fans de la saga como también por gente que en su vida ha tomado una consola.

Astrid, Yu, Haru, Kotona

En esta oportunidad conoceremos a Yu y Haru, que tras enfrentarse a la posible pérdida de su amiga Kotona son transportados a otro mundo (Ni No Kuni); un mundo fantástico y lleno de magia, y que tal como ocurriría en el juego original, sus habitantes son una especie de versión paralela a la del mundo real, dándose cuenta que la única forma de salvar a su amiga es proteger su versión de este nuevo mundo, quien resulta ser la princesa del reino: Astrid. Es así como nuestros protagonistas se embarcan en una aventura no solo por volver a su mundo, sino que también por salvar a su amiga y a la princesa.

Es cierto que, en líneas generales, la historia no está a la altura ni del juego ni de las películas animadas de Studio Ghibli, en parte porque intenta ser un poco película y un poco juego, y no termina de cuajar en ninguno de los dos aspectos, siendo a ratos algo predecible, pero no por eso menos encantadora. El “problema” se da, en mi opinión, porque si bien cada personaje en la película cumple un rol, a los únicos que llegamos a conocer lo suficiente es a Haru y Yu. Lo que sabemos de Astrid, en cambio, es bastante poco, y de Kotona prácticamente nada, por lo que empatizar con su situación no es algo que se de de forma espontánea, y finalmente la empatía que se genera hacía ellas se da a través de la relación con los protagonistas. Ahora, ¿es eso realmente un problema? no realmente, pero sí deja demostrado que el desarrollo de personajes es algo pobre.

La animación, a cargo del estudio OLM (Pokémon, Yo-Kai Watch), está bastante bien. Claramente no estamos frente a la calidad de Ghibli, pero aún así el movimiento de los personajes, las escenas de acción y paisajes de las ciudades y naturaleza son bonitos y bien logrados, consiguiendo transmitir la misma sensación de mundo mágico que está tan presente en los juegos.

Respecto a la música, siento que el compositor Joe Hisaishi -a cargo de ambos de juegos- no ha hecho un mal trabajo. La sensación que me deja, sin embargo, es que la música es poco memorable, pero no mala. En los momentos tensos o críticos la música estaba a tono, y en los momentos mágicos o tranquilos, lograba acompañar de buena manera.

Para cerrar y a modo de conclusión, siento que en líneas generales, Ni No Kuni es una de las pocas películas basadas o adaptadas a partir de un videojuego que no es un desastre, y que vuelve a demostrar que cuando se quiere hacer bien las cosas, se puede, entregándonos una historia independiente a los juegos, pero bastante fiel a los mismos y con guiños claros y emocionantes para quienes los hayan jugado.

Además, el simple hecho de que haya sido estrenada en un medio tan masivo como es Netflix, es casi una invitación para la gente que no es cercana al mundo de los juegos o el anime, y que pueda ver que no todo son disparos, peleas y gritos, y que podemos encontrar buenas historias fuera de, en el caso de la animación, Disney. Es cosa de recordar las palabras de Bong Joon-ho (Parasite), quien recientemente decía que superando la barrera de los subtítulos podíamos llegar a conocer cine -o cualquier cosa en general- muy interesante.

Ni No Kuni es una película que definitivamente vale la pena ver, conozcamos o no la saga, seamos o no fanáticos del anime y sin importar la edad que tengamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s